Ocupación argárica (II milenio a.C.)

Por lo que respecta a la ocupación prehistórica, la excavación en la zona más próxima a la vertiente meridional del cerro ha permitido el registro de varias unidades habitacionales, con sus respectivos pavimentos. El lamentable estado de conservación del paquete sedimentario de la cima, afectado por la construcción del asentamiento altomedieval y por remociones y excavaciones –la mayoría realizadas durante los años ochenta del siglo pasado- de las que no ha quedado constancia documental alguna, limitan hoy las posibilidades de interpretación de la secuencia prehistórica, aunque las tres campañas de excavación llevadas a cabo hasta ahora nos permiten realizar una primera aproximación.
Por el momento no se ha hallado ninguna unidad habitacional completa, si bien se han registrado diversos tramos de muros de mampostería asociados a pavimentos, sobre los que en algún caso se ha localizado un amplio conjunto de artefactos cerámicos, líticos, óseos y metálicos relacionados con las principales actividades productivas de carácter doméstico que se llevarían a cabo en su interior. En varias de ellas se han encontrado también estructuras que interpretamos como áreas de almacenamiento para vasijas y recipientes cerámicos y también hogares de forma circular, elaborados con barro, en los que se encuentran abundantes restos de cenizas y señales de rubefacción.

En la zona donde se ha podido documentar con mayor detalle la secuencia estratigráfica correspondiente a este momento se aprecia la existencia de al menos cuatro pavimentaciones sucesivas, correspondientes a otras tantas viviendas superpuestas, cuyos pisos se intercalan con niveles de acumulación de escombros correspondientes al derrumbe de las paredes de las casas. De acuerdo con los resultados que han proporcionado las primeras dataciones radiocarbónicas realizadas sobre muestras de vida corta, la ocupación de esta zona del cerro estaría comprendida cronológicamente entre c. 1900 a.C. y c. 1500 a.C.

yacimiento22La única sepultura localizada hasta el momento en el área excavada (Tumba 1) se encontraba afectada parcialmente por excavaciones incontroladas realizadas hace ya algún tiempo. Corresponde a una tumba doble que contenía restos de dos esqueletos, correspondientes a individuos enterrados allí de forma sucesiva. De acuerdo con el estudio antropológico preliminar parece que se trata, como es habitual en muchas tumbas dobles argáricas, de un hombre y una mujer. Para introducir al último inhumado –depositado en posición encogida, con las piernas y brazos flexionados hacia el pecho– se retiraron parcialmente los restos del primero, los cuales fueron después colocados de forma desordenada sobre el cadáver de aquél. El radiocarbono indica que el primer enterramiento se remonta a c. 1800 a.C.

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

0 pensamientos en “Ocupación argárica (II milenio a.C.)

  1. carles

    Estoy de visita en vuestra web y encuentro interesantísima esta información.

    Una curiosidad: el asentamiento argárico, tan vinculado a la laguna, explotaría sus recursos?

  2. Juan Antonio López Padilla

    Con total seguridad. La investigación del yacimiento está en sus inicios, así que sólo disponemos de una pequeña parte de los estudios analíticos referentes al paleoambiente -polínicos, carpológicos, antracológicos, etc.- pero entre otras cosas, entre los restos óseos hallados en el poblado aparecen fragmentos de caparazones de tortugas de agua y huesos de aves acuáticas. Lo más probable es que el poblado controlase además las fuentes que existen aún al pie del cerro.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *