El proceso histórico en el II milenio BC en la Vega Baja del Segura y en el Bajo Vinalopó

1. Objetivos del proyecto

Puede afirmarse que la Vega Baja del Segura conforma un área de trascendental importancia para la investigación de la Edad del Bronce del Sureste peninsular, pues fue aquí donde se dirimió la solución divisoria de dos culturas que fijaron en ella el espacio para su diferencia y también para su encuentro y relación: el Grupo Argárico y el Grupo del Prebético Meridional Valenciano.

A pesar de ello, en lo que atañe a este período histórico la Vega Baja del Segura adolece de una notable carencia de datos en comparación con la información disponible para las vecinas cuencas del Vinalopó y el Serpis, y en muchos aspectos aún debemos contentarnos básicamente con los datos procedentes de las antiguas excavaciones de Julio Furgús en San Antón y Laderas del Castillo, llevadas a cabo entre finales del siglo XIX y los primeros años del siglo XX.

Tratar de enmendar esta carencia en la medida de lo posible fue uno de los objetivos esenciales marcados por el proyecto, iniciado en otoño de 2005 y que como primer paso planteó un programa de prospección intensiva de los yacimientos argáricos del Bajo Vinalopó y del Bajo Segura y de su entorno inmediato. En cuanto a los modelos de gestión y jerarquización del espacio, los resultados de dicho trabajo permitieron reconocer y comenzar a perfilar las características y organización del territorio argárico en su frontera más oriental. Sin embargo, era imprescindible obtener un registro lo más completo posible de la estratigrafía y de la secuencia ocupacional de alguno de los yacimientos argáricos prospectados, objetivo al que se ha encaminado la segunda fase del proyecto.

Yacimiento Cabezo Pardo

Yacimiento Cabezo Pardo

2. El yacimiento de Cabezo Pardo

El yacimiento de Cabezo Pardo se encuentra emplazado a 59 m s/n/m, sobre una elevación destacada del conjunto conocido como Cabezos de los Ojales –topónimo sin lugar a dudas derivado de los diversos manantiales conocidos en el paraje desde la antigüedad y todavía activos en su mayoría hasta hace poco tiempo –por cuyas cimas discurre actualmente la divisoria de los términos municipales de San Isidro y Granja de Rocamora, en Alicante.

Su reconocimiento como yacimiento arqueológico se remonta a los primeros años del siglo XX, cuando al parecer el propio L. Siret, o más probablemente Pedro Flores o alguno de sus hijos, llevó a cabo excavaciones arqueológicas en el emplazamiento, fruto de las cuales son un conjunto de objetos cerámicos, líticos y malacológicos que actualmente forman parte de la Colección Siret que se custodia y conserva en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid

El yacimiento se ha conservado en mal estado, habiéndose visto afectado por la erosión y la acción antrópica –todavía resulta claramente visible el trazado de unas pistas de motocross que lo cruzaban de parte a parte –y también por numerosas remociones incontroladas, principalmente en la cima, donde se localizan hasta media docena de fosas y trincheras de enormes proporciones entre las que se amontonan tres grandes terreras.

Los trabajos arqueológicos emprendidos en 2006 han afectado por el momento a una pequeña superficie de apenas 300 m², trazada sobre uno de los puntos de la cima en la que afloraba un mayor número de estructuras murarias, y donde las intervenciones incontroladas habían alcanzado una mayor profundidad. Con ello se confiaba en adquirir con celeridad datos referentes a las cronologías atribuibles a las estructuras exhumadas y sobre la naturaleza del paquete estratigráfico conservado en el yacimiento.

3. La secuencia arqueológica

El Cabezo Pardo es un yacimiento cuya investigación acaba de comenzar y del que sólo se cuenta con tres campañas de excavaciones. Éstas han permitido, no obstante, constatar dos fases de ocupación superpuestas separadas por un hiatus cronológico de aproximadamente un milenio y medio:

1)-el nivel correspondiente a la ocupación prehistórica, que comprende básicamente el paquete estratigráfico perteneciente a la Edad del Bronce, y que parece extenderse de forma continua a lo largo de la superficie del yacimiento;

2)-el nivel perteneciente a la ocupación de época emiral, datable entre los siglos VIII y IX d.C., que por ahora se restringe a una sola unidad habitacional –UH 1– de dimensiones todavía por concretar, e inhumaciones distribuidas de manera no uniforme en zonas aledañas a ésta.

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

0 pensamientos en “El proceso histórico en el II milenio BC en la Vega Baja del Segura y en el Bajo Vinalopó

  1. j.p. flores

    Sr. Lopez: Le comunico que el 19 de Agosto 2010, en Antas Almeria, cuna de la cultura argarica, y lugar de nacimiento del ejecutor material de los descubrimientos D. Pedro Flores, se realizo una ponencia sobre la vida y obra de este antuso, siendo los conferenciantes familiares directos, la periodista Carmen Perez Flores, y el arquitecto Julian Perez Flores ambos hermanos,y estudiosos de la vida y obra de Flores y la cultura argarica y de D. Pedro ,seria interesante potenciar el conocimiento de ésta cultura antigua , que se desarollo en todo ese territorio. un respetuoso saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *