EXTRAORDINARIA CAMPAÑA ARQUEOLÓGICA EN LA COVA DEL RANDERO

Por | 21 octubre 2015
Excavación del gran contenedor cerámico hallado en el interior de una fosa.

Excavación del gran contenedor cerámico hallado en el interior de una fosa.

No podíamos imaginar durante los preparativos para la realización de la 9ª campaña de excavaciones arqueológicas en la Cova del Randero, lo que nos iba a deparar este relevante yacimiento prehistórico. Pocas veces se hallan en cuevas vasijas cerámicas completas dentro de una fosa exactamente tal y como la dejaron hace unos 5.000 años. No hay nada mejor para un arqueólogo!. http://www.diarioinformacion.com/cultura/2015/09/10/marq-halla-vasija-5000-anos/1673497.html

En este tipo de cavidades, usadas como rediles por pastores neolíticos, lo habitual es encontrar los vasos cerámicos muy fragmentados debido a la escasa iluminación con la que contarían siendo fácil los golpes y caídas de las piezas, y posteriormente serían pisados por ellos mismos o por los animales.

No es la primera vez que nos encontramos algo similar, en 2004, en el transcurso de la 11ª campaña de excavación de la Cova d’En Pardo (Planes, Alicante) se localizó un recipiente anforoide del mismo contexto cultural, cuya analítica pudo demostrar que se trataba de un contenedor de líquido, lácteo con toda probabilidad.   http://www.marqalicante.com/Publicaciones/es/EL-SECRETO-DEL-BARRO-UN-CANTARO-NEOLITICO-DE-LA-COVA-DEN-PARDO-DE-PLANES-P9.html

Igualmente se van a realizar distintas analíticas a la vasija de Randero, y para ello contamos esta vez con la especialista en residuos orgánicos cerámicos, la Dra. Elena Molina Muñoz, del Departamento de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Barcelona. Con las muestras tomadas tanto de las paredes internas del vaso como del sedimento del interior y del área próxima al mismo intentará, mediante una serie de analíticas, determinar la función que tuvo este recipiente. Realizará una compleja y especializada analítica consistente en una Cromatografía de gases con detector de ionización de llama (GC-FID) con el fin de documentar la posible conservación de residuos orgánicos en el interior del recipiente, una Espectrometría de masas de relaciones isotópicas (GC-C-IRMS) para documentar la presencia o no de contenido graso animal en el recipiente y el tipo de la que procede, discerniendo entre especie animal rumiante o no, y por último una Cromatografía de gases acoplada a un espectrómetro de masas (GC-MS) para caracterizar los compuestos lipídicos de la muestra analizada.

La Dra. Elena Molina en los laboratorios del MARQ.

La Dra. Elena Molina en los laboratorios del MARQ.

La importancia de la Cova del Randero radica en que nos proporciona una visión de la espacialidad para el uso ganadero prehistórico que le caracteriza. Además su compleja planta parece revelar distintas adecuaciones en un espacio que de manera temporal compartían seres humanos y animales domésticos. En la sala de la entrada, ámbito mayor de la cavidad, hay evidencias de la quema de los excrementos de ovejas y cabras para higienizar el corral. En la galería inmediatamente continua hacia el interior se determinó un uso más específico del espacio, pudiendo haberse destinado a la crianza de animales pequeños. La sala más profunda hasta ahora excavada, ámbito con varias formaciones estalagmíticas a modo de columnas aisladas, sería un área de habitación humana dentro del redil, que acondicionan, evidenciado por distintas estructuras, entre las que destaca la formación de un soporte para insertar grandes contenedores como el descubierto, que servirían para distintos usos.

Con este proyecto de investigación que a través del MARQ está implicada la Diputación de Alicante, ha participado también este año el Ayuntamiento de Pedreguer, así como un estupendo equipo de voluntarios, estudiantes y Graduados en Historia, en la especialidad de Arqueología, formados en distintas universidades españolas y europeas.

Estos hallazgos animan a la continuación de las excavaciones arqueológicas en la Cova del Randero que ya es una referencia para el conocimiento del Neolítico en las tierras de la orilla occidental del Mediterráneo.

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *